Claudia Ulloa Donoso

Claudia Ulloa Donoso (Lima, 1979) estudió Turismo en Perú y la maestría en Lengua española en la universidad de Tromsø. Claudia ha sido seleccionada para formar parte de diversas antologías como “Nuevo Cuento Latinoamericano” editada en Madrid por Julio Ortega,  “Les bonnes nouvelles de l’Amérique latine. Anthologie de la nouvelle latino-américaine contemporaine” editada por Gallimard, entre otras. En 2009, la Feria del Libro de Guadalajara  seleccionó a Claudia dentro de su “Foro de Novísimos Narradores” y en 2010 formó parte de los escritores invitados al “III Congreso de Nuevos Narradores Iberoamericanos” organizado en Madrid por Casa de América. Claudia es autora de los libros de cuentos El pez que aprendió a caminar (Estruendomudo, Perú) y Pajarito (Laurel, Chile), y del libro “Séptima Madrugada” basado en el weblog del mismo nombre. Claudia actualmente vive en el norte de Noruega (Bodø) y trabaja como profesora de castellano y de noruego para inmigrantes.

a

pajarito portada web

a

Pajarito

Laurel / 140 páginas

Derechos adquiridos por:

Estruendomudo (Perú)

Laguna Libros (Colombia)

“La crueldad y la ternura mezcladas con sutileza… mundos construidos con pequeños y frágiles detalles; historias comunes que se van volviendo raras en la medida que avanza su narración; personajes perdidos en un pueblito nórdico que son capaces de ver en su cotidianidad aquellas fisuras por las que se filtra una realidad paralela, a veces monstruosa. Pajarito es un libro escrito con una delicadeza única, realmente admirable.”
– Diego Zúñiga

“Mi más reciente hallazgo es Pajarito. En Pajarito la autora transita por mundos disímiles, unidos por un hilo fino y fuerte, el de su espléndida prosa. Leer Pajarito es como abrir el baúl de un pariente lejano que ha dejado allí un mundo familiar y lleno de extrañeza.”
– Carla Guelfenbein

“Este libro, de la escritora peruana Claudia Ulloa, demuestra que siempre es posible entender de manera nueva la construcción de un libro de cuentos. No se trata solo de la renovación de un género de por sí dúctil, sino de cómo darle una estructura con originalidad, carácter y estilo. Es lo que se logra con Pajarito. Ulloa tiende a romper con los tópicos bien asentados en la literatura universal, les da la vuelta, los pone de cabeza. Ahí, en su peculiar modo de concebir y desarrollar historias breves, y en la intensidad de un estilo propio, transparente y musical, radica lo mejor de Pajarito.
– Rodrigo Pinto, El Mercurio

Aquí dentro hay un escritor que colecciona tornillos, un enfermero peculiar, trabajos en hoteles y aserraderos, mujeres que se licúan en sangre y en agua, novios súbitos, hombres perplejos, una planta, un gato y un pájaro, todos importantes. Está el olor de Lima y está el aire transparente o acuoso de las temperaturas bajo cero en el paradero de Øvre Hunstadmoen, en el extremo norte de Noruega. Hay relatos y hay pausas, que sin embargo no son descansos sino punzadas. Pajarito es un antídoto enmascarado, una bravata de la vida contra la muerte, un combate solo apenas atenuado, y las armas son estos experimentos de la imaginación que contrarrestan la desesperación blanca de la nieve y de la tragedia que no se sabe.