Isabel M. Bustos

Isabel M. Bustos* (Chile, 1977) estudió Letras y Estética, y luego un máster en guión. Tuvo tempranamente un blog que muchos hasta hoy recuerdan (La muy perra), y es guionista, publicista y editora. Vive en Santiago y estudia Psicología.           *Autora representada en colaboración con Laurel.

a

Portada Jeidi

a

Jeidi

Laurel, julio de 2017 / 160 páginas

Derechos adquiridos por: Alianza Editorial (mundiales en español excepto Argentina, Bolivia, Chile y Uruguay)

No se llama Jeidi, pero así le dicen porque vive sola con su abuelo en la punta del cerro. Es 1986, al campo están llegando los videoclubes y los niños ven Terminator y van a pescar al estero. Jeidi parece vivir en un planeta paralelo donde se comunica con un Dios extraño, caprichoso y malas pulgas. Y lo que ocurra con esta niña santa, huérfana y no muy pilla va a cambiar el destino de su pueblo, o quizás solo el suyo.

Jeidi, un retrato tragicómico del campo chileno, es la cautivadora primera novela de Isabel M. Bustos y revela a una autora de gran oído y refrescante sentido del humor, con una pericia exquisita en el control del absurdo y una comprensión profunda de los temores e ilusiones de sus personajes.

“La publicación de la novela Jeidi de Isabel Margarita Bustos viene a establecer una línea narrativa distinta, más cercana a lo poético y a una ironía sutil. Su prosa es tersa y exacta para narrar hechos comunes pero que se vuelven enigmáticos sin estridencias. Al leerla tuve la sensación de haber rozado una experiencia leve e inaudita.”   Matías Rivas

“Jeidi es una novela luminosa, escrita con una prosa llana, en la que no faltan hallazgos, subordinada en su construcción a las exigencias de la historia, la cual se inserta en un género inclasificable, porque es realista, mágica, en nada ingenua, fantástica y crítica a la vez, una fábula o una alegoría, una evocación nostálgica y a la vez irónica de un mundo rural ya evaporado.”    Pedro Gandolfo

“La sufrida historia de Jeidi, de Ángela Muñoz, que parece, a primera vista, un total extravío, termina por seducir y dar pie a una trama en donde poco hay de psicologismo y mucho de sentido del ritmo y textura del lenguaje. Mejor no entrar en detalles; no porque se trate de una novela de suspenso, sino porque la bien armada estructura admite con dificultades un resumen. Dicho de otra manera, el modo en que se presenta la historia es tan atractivo como la trama, y por ello es mejor que cada lector se enfrente por sí mismo a Jeidi y su mundo, sus trapitos, sus ojos negros, su moño apretado con agua, su ingenuidad y su candor, sus 11 años de cerro, ovejas, la vaca y el perro.”   Rodrigo Pinto

“Sagaz la escritora, sabe encantar y capturar al lector, quién será alegremente entregado a una narrativa bien planteada.”                            Marco Antonio de la Parra