L.M. Oliveira

L.M. Oliveira (Ciudad de México, 1976) es filósofo moral y se dedica a la investigación y la docencia como miembro del departamento académico de la UNAM.  Es autor de las novelas Resaca (Literatura Random House 2014) y Bloody mary (Literatura Mondadori 2010), y del ensayo La fragilidad del campamento (Almadía 2013). Vivió en distintos momentos de su vida en Sâo Paulo, en Austin y en Santiago de Chile, también en Santa Bárbara, en Chicago y en Barcelona.  Siempre tiene nostalgia del mar, excepto cuando está en la playa. 

a

Portada Por la noche blanca

a

Por la noche blanca. El sendero de la cocaína

Ediciones B México, abril 2017 / 208 páginas

Imagina por un momento que embarazas a tu novia. Sabes que nada volverá a ser lo mismo, y más cuando eres tan sólo un joven estudiantes. ¿Qué harías?

Otelo vive justo esa situación, para enfrentarla intenta seguir la vía tradicional, ya sabes, conseguir un trabajo normal y todo eso, pero las cosas no le funcionan como quisiera, sino hasta conocer a una sensual mujer quien ofrece una aparente solución. Pero no todo lo que brilla es oro, y Otelo está a punto de averiguarlo.

BlancoBlancoBlanco

portada Resaca

a

Resaca

Literatura Random House, 2014 / 184 páginas

A veces, cuando estamos en la cima, no vemos que muchos caminos sólo nos conducen al desbarrancadero. Aquí se cuenta cómo Pablo, un médico respetable y próspero, es testigo inesperado de su propia caída: en pocas semanas se queda sin mujer, sin hija y sin gata. Además, para empeorar su desasosiego, no recuerda con claridad si en una noche de excesos estranguló a una anciana.

Para dejar atrás la resaca de lo vivido, Pablo se despoja de todo lo que consideraba digno de un hombre decente y busca en la filosofía y en la amistad los caminos que lo salven del desconsuelo. Llena de reflexiones y humor, Resaca es la historia de su transfiguración.

Blanco100x1

Bloody mary portada

a

Bloody mary

Literatura Mondadori, 2010 / 211 páginas

Bloody mary es un viaje tortuoso por la vida de dos Sebastianes. El paseo comienza con una vaca agónica en la carretera; Sebastián encuentra en los ojos negros del animal la misma mirada moribunda de su padre, el otro Sebastián. Ese instante detona una narración fragmentada de la historia familiar: décadas de póquer y conflictos alrededor de la bebida y el honor de un misterioso marqués de San Miguel.

Las voces que construyen el relato viven en tiempos distintos y moldean los hechos a partir de su relación con ellos. Para Sebastián padre, elevado en la nobleza de su sangre, su hijo es un pobre diablo… y viceversa: Sebastián hijo ve en su padre a un viejo decadente, obsesionado con una escala social extinta. Si en algo coinciden es en su relación con las mujeres:  nunca son sólo acompañantes sino causa y consecuencia, narradoras coprotagonistas, motivo, excusa, justificación y vicio.

Marcelo Vargas, Gatopardo