Laia Jufresa

Laia Jufresa (Ciudad de México, México, 1983) creció en el bosque de la niebla de Veracruz, donde había que sacar el agua de un pozo y robarse la electricidad de la carretera Xalapa-Coatepec. Pasó su adolescencia en París, donde aprendió muy bien francés gracias a un director de teatro que, blandiendo su bastón desde el fondo de la sala, le exigía: Prononcez bien, mademoiselle! Cuando, a los 18 años, Laia volvió a su ciudad natal, descubrió que no sabía cruzar la calle. Desde entonces, escribe narrativa.

En México, Laia formó parte de la Escuela Dinámica de Escritores, de Mario Bellatin, y obtuvo las becas de la Fundación para las Letras Mexicanas y el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes. Su trabajo figura en las antologías Un nuevo modo. Antología de narrativa mexicana actual, (UNAM 2013), Muestra de literatura joven de México (FLM, 2008) y Los Mejores Poemas Mexicanos 2006. (Este último siempre la hace sonreír). Su libro El esquinista (inédito) recibió la mención honorífica en el Premio Bellas Artes de Cuento San Luis Potosí 2012. Laia estudió filosofía en la UNAM y artes plásticas en la Sorbona. También vivió en Buenos Aires, donde estuvo haciendo zapatos de piel, quizá lo más aburrido que probó en su vida, y en Madison, Wisconsin donde, a los 27 años, finalmente aprendió a andar en bicicleta. Ahora vive en Colonia, Alemania. Colabora en la revista Letras Libres y es profesora a distancia en el programa de escritura creativa (PEC) de la Universidad del Claustro de Sor Juana. Umami es su primera novela.

www.laiajufresa.com

Distinciones para Umami:

+ Mejor primera novela escrita en español en el Festival du premier roman Chambéry 2016 (Francia).

+ Pen Translates Award 2016 (para la edición en inglés / Oneworld Publications).

+ Buzz Book de la Book Expo America 2016 según Book Riot.

+ Uno de los mejores títulos indies para el otoño 2016 en EE.UU. según Publishers Weekly.

314_9786073128230.jpg

a

Umami 

Literatura Random House (México, febrero 2015; España, mayo 2015) / 240 páginas

Derechos adquiridos por:

Literatura Random House (Mundiales en castellano excepto Chile)

Kinberg (sólo Chile)

Buchet Chastel en pre-empt (Francia)

Folio (Bolsillo en francés)

Oneworld (UK-Mundiales en inglés)

Audible (Audiolibro-Mundiales en inglés)

Audible (Audiolibro-Mundiales en español)

Atlas Contact en pre-empt (Holanda)

Edizioni SUR (Italia)

Bence Kitap (Turquía)

Wydawnictwo W.A.B. (Polonia)

Skjødt Forlag (Dinamarca)

Fabriikki Kustannus (Finlandia)

a

Ana quiere plantar una milpa en su traspatio, en plena Ciudad de México. Pero en la tierra hay altos contenidos de plomo y en la casa, en toda la privada donde vive, hay plaga de ausencias. Los personajes principales de esta novela no están. Están muertos, o prófugos, o como pasmados. La mamá de Ana, en shock desde que su hija menor entró a un lago del que no salió. La mamá de su amiga, que abandonó a su hija dejando sólo una carta que el papá se niega a mostrarle. Su vecina pintora, que ni come ni pinta pero inventa colores con palabras. Y el casero, al que Ana admira: Alfonso Semitiel, viudo y antropólogo de la alimentación.

Alfonso diseñó la privada a partir de un esquema de la lengua humana y le puso, a cada una de las casas, los nombres de los cinco sabores que perciben nuestras papilas gustativas: Dulce, Salado, Amargo, Ácido y Umami.

Ana vive en Salado con su familia. Alfonso vive en Umami con Las Nenas y una máquina negra a través de la cual intentará comunicarse con su mujer. Las Nenas son Kenny y G: dos muñecas reborn que eran de su mujer y ahora él lava y peina.

Enfermos de duelo, los habitantes de la privada desearían echar el tiempo atrás. Tejida al revés, esta novela se los permite. Mientras Ana remueve la tierra y clava las semillas, sus vecinos hurgan en el pasado. Pero el traspatio de la memoria está minado con preguntas: ¿Quién fue mi mujer? ¿Por qué se fue mamá? Y, ¿cómo es posible que se ahogara una niña que sabía nadar?