Óscar Curieses

Óscar Curieses (Madrid, 1972) es autor del libro de narrativa Hombre en azul (Jekill & Jill Editores, 2014) que tiene como protagonista al pintor Francis Bacon y de los libros de poemas Hay una jaula en cada pájaro (Ya lo dijo Casimiro Parker, 2013), Dentro (Bartleby Editores, 2010) y Sonetos del útero (Bartleby Editores, 2007). Algunos de sus textos han sido traducidos al francés y al inglés y han aparecido en revistas como Shearsman (Inglaterra), Le Fram (Bélgica) y Sand (Alemania). Su obra ha sido recogida en antologías de poesía de diversos países (España, México, Chile, etc). Es Doctor en Literatura Comparada por la UCM con la tesis “Leer en la imagen: Paul Auster y el cine”. En la actualidad escribe su segundo libro de narrativa, Matar a Mario

 

HombreEnAzul

Blanco100x1

Hombre en azul 

Jekill & Jill Editores, 2014 / 144 páginas

Hombre en azul es el diario personal del pintor Francis Bacon escrito por Óscar Curieses. Se trata de una ficción que sintetiza la trayectoria y el pensamiento de este artista fundamental del siglo XX, desde el punto de vista de un escritor contemporáneo. Curieses se pone en la piel de Bacon para construir su autorretrato del mismo modo en que el pintor ejecutaba los suyos: desafiando y distorsionando los límites de la identidad. Aquí no hay engaño, pero sí hay truco: al superponer las realidades personales de ambos, encontramos, en ese difuso contorno, un anaglifo. Es en el borde rojo y azul donde existe la posibilidad de leer la historia Bacon-Curieses como si estuviera ahí presente, en tres dimensiones y casi en movimiento.

“Aparentemente [Hombre en azul] se trata de la recuperación de unos cuadernos que contienen los diarios mecanoscritos del pintor Francis Bacon, escritos en sus últimos años de vida y hallados accidentalmente en el mítico caos de su estudio de Reece Mews (Londres) y traducidos al castellano. Pero en realidad Curieses da voz aquí a uno de los pintores más relevantes del siglo XX, emprendiendo así la aventura vital y literaria de ser su personaje; y trabaja, en este caso, sobre una persona que se consideraba a sí misma, atribuyéndolo a sus sangre irlandesa, un talkative que dio numerosas entrevistas durante su vida, y en contraste con los expresivos silencios de otros famosos pintores… Curieses se mueve entre la ficción y la autobiografía; siempre en la frontera, nunca en el lugar común, de un campo creativo fecundo y mágico donde puede mezclar el matiz de un color con la rotundidad de ciertas palabras, la carnalidad del movimiento con la fijación de lo pensado. De esta manera, Hombre en azul, en su hibridación de estilos, géneros e incluso, materias, se nos presenta como la exploración que el autor realiza para conseguir la transubstanciación de su obra en vida –a imagen y semejanza de lo que el propio Bacon quería hacer con sus pinturas-; ampliando su yo gracias a la posibilidad de transformarse, de ampliar su identidad, o de ser poseído por otro. Así, el nombre del autor del libro únicamente aparece en la portada, desaparece en su interior o, más que desaparecer, se representa bajo la máscara de diferentes conciencias creativas: la del pintor maduro que recuerda, sueña, reflexiona y escribe; la del editor de sus textos; la del entendido en Arte que escribe un prólogo; y la del traductor al castellano. Podríamos decir que Curieses interpreta todos esos papeles en esta obra, jugando no a confundir, sino a sorprender al lector e interesar desde la complejidad… Un libro, en definitiva, hecho de arte literario y prestidigitación. Disfrutemos pues con Hombre en azul y su genuina manera de romper la cuarta pared que separa el ser de su representación.”                                                     Agustín Calvo, Quimera