Vicente Alfonso

Vicente Alfonso (Torreón, México, 1977) es periodista y autor de las novelas Huesos de San Lorenzo (Premio Internacional de Novela Sor Juana Inés de la Cruz 2015) y Partitura para mujer muerta (Literatura Mondadori – Premio Nacional de Novela Policiaca 2008). En cuento ha publicado Contar las noches (Premio Nacional de Cuento María Luisa Puga 2009) y El síndrome de Esquilo (Ficticia, 2007). Compiló y prologó el volumen de ensayos sobre la obra literaria de José Revueltas titulado El vicio de vivir. Ha sido becario de la Fundación para las Letras Mexicanas en dos períodos, del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes de Coahuila y del programa para Creadores con Trayectoria de Coahuila también en dos ocasiones. Fue seleccionado por el FONCA y el Programa de Cooperación Internacional México-EE.UU. para realizar una residencia artística en Winston-Salem (EE.UU.). Su labor como reportero y articulista le ha valido el premio Armando Fuentes Aguirre en 2003 y el Estatal de Periodismo Coahuila en 2007. Actualmente es coeditor del suplemento cultural Confabulario, del periódico mexicano El Universal.          

a

Portada Huesos de San Lorenzo

a

Huesos de San Lorenzo                                        

Tusquets, noviembre 2015 / 240 páginas

Derechos adquiridos por:

Tusquets México (Español – sólo México, EE.UU. y Centroamérica).

NN editore (Italia).

Unionsverlag (Mundiales en alemán).

Üçbiriki Publishing (Turquía).

Ikaros Publishing (Grecia).

Ambientada en el norte de México en los años noventa y construida con la tensión de una novela policial, Huesos de San Lorenzo cuenta la historia de los Ayala, mellizos idénticos cuyos conflictos de identidad desembocan en una lucha de la que ninguno saldrá bien librado. Armada a partir de los testimonios de quienes convivieron con los gemelos en distintos momentos de sus vidas, esta novela enfrenta al lector a un entramado de enigmas: ¿Cuánto de verdad y cuánto de mentira hay en las historias que Remo le cuenta a su terapeuta? ¿Qué fue de la vidente a quien apodan La Niña? ¿Es posible matar a un hombre en un bar lleno de gente sin que nadie pueda confirmar la identidad del asesino? ¿Por qué la tumba de la madre de los mellizos está vacía? Además de ayudar a reconstruir la historia de los Ayala, las respuestas a estas incógnitas confluyen y refuerzan la premisa de la novela: si la realidad es una, sus interpretaciones son infinitas.